El bertsolarismo en la enseñanza reglada: en constante adaptación e innovación

Un profesorado de 53 personas ofrece diariamente clases de bertsolarismo a un alumnado de 29.500 personas en la enseñanza reglada; al igual que en otros ámbitos, también se han tenido que adaptar a los tiempos.

El proyecto desarrollado en las aulas por la asociación Bertsozale Elkartea goza de muy buena salud. En este momento, impartimos clases de bertsolarismo en 511 centros de 229 localidades, y llegamos a un estudiantado de 29.500 personas gracias a la labor de 53 profesionales de la asociación. El profesorado está experimentando y realizando mejoras en el proceso de enseñanza de manera continuada. 

"Si les pedimos que hagan el verso completo, será difícil que lo hagan de repente. Pero casi todos son capaces de responder un punto con otro punto; incluso de hacer una copla entre dos."

Mikel Artola de Bertsozale Elkartea lleva unos años estudiando el proceso de enseñanza del bertsolarismo y, basándose en su investigación, ha probado y propuesto una nueva metodología. Básicamente consiste en enseñar al estudiantado a crear versos de repente: se asemeja al bertsolarismo de las plazas y tiene, también, mucho de juego. "El escalón está en lo que les pedimos", dice Mikel Artola. "Si les pedimos que hagan el verso completo, será difícil que lo hagan de repente. Pero casi todos son capaces de responder un punto con otro punto; incluso de hacer una copla entre dos", explica. "Así, responden como las y los bertsolaris: de oído y sin contar sílabas", dice. Eso sí, asegura que la actividad en el aula "cambia bastante".

Según la profesora Nerea Urra, esta metodología hace que "la dinámica del aula sea más intensa y participativa". "Este funcionamiento ofrece a cada alumno y alumna más posibilidades de desarrollar sus capacidades", ha añadido. Asegura que percibe al alumnado "más motivado ya que el experimentar con el verso se convierte en un juego".

No sólo dentro del aula, sino que también ha puesto a cantar a sus alumnas y alumnos en un encuentro. "Lo hemos hecho en la sala del colegio y la mayoría han tomado parte de manera espontánea", explica. "Muchos han querido repetir el ejercicio y los he visto cómodos, motivados y tranquilos".

El profesor Asier Alcedo dice que es "curioso" ver la reacción de los y las compañeras cuando uno de ellos está cantando. "Si el que le toca primero ejecuta bien el ejercicio, incide en toda la clase; a veces, incluso le aplauden creyendo que ha hecho algo imposible", dice. "Conscientes de que luego viene su turno, los noto nerviosos, pero una vez han cantado, también están con un punto de orgullo", ha añadido.

 

El bertsolarismo en las aulas: cifras

229 municipios

511 centros

29.500 alumnado

53 profesorado

 

Material didáctico propio

En esta constante adaptación, estamos creando continuamente material didáctico para trabajar el bertsolarismo. Así lo manifiesta Ixiar Eizagirre, responsable de material pedagógico de Bertsozale Elkartea: "Es el profesorado el que crea el material que va a utilizar en el aula", explica. Todo el material que hemos creado en los últimos años dirigido al público infantil está disponible en www.bertsoikasgela.eus. "Ahora estamos creando material para poner en práctica esta nueva metodología, y uno de los resultados son los juegos de cartas", explica Eizagirre. "De cara al nuevo curso, estamos en proceso de renovación del libro de texto", ha añadido.

Los juegos de cartas han sido creados por Bertsozale Elkartea y Lanku Kultur Zerbitzuak, junto con el profesorado. Se trata de una colección de seis lotes que vienen organizados por grado de dificultad. Cada uno está dirigido a un ejercicio concreto. Se ha regalado una colección de juegos de cartas a todas las escuelas de bertsos y, además, se utilizarán también en la enseñanza reglada.

Existe la posibilidad de ver y probar los juegos de cartas en el portal www.bertsoeskola.eus, en el apartado Hasiberriak, descargándolos en versión pdf.

 

Un curso diferente

Como consecuencia de la pandemia se han tomado medidas en todos los centros, por lo que se han tenido que adecuar los ejercicios, dinámicas y actividades a las medidas sanitarias.

2021